Perro, Mamífero, Canidae, Pomerania, Raza de perro, Piel, Cachorro, Perro de compañía, Hocico, Spitz se sienta en el coche y mira hacia fuera, también saca la lengua, pequeño spitz enano en blanco recién esquilado
Consejos para tener un perro 08.06.2021

Conducir con un perro: consejos para un perro-móvil

Sissi by Sissi, Sissi es bloguera desde 2014, se subió al perro en 2018. Desde entonces, se pavonea con sus 10000 pasos por el mundo cada día con Loki. La Beagdor (mezcla de labrador y águila) es un perro de terapia para niños y también la acompaña a los colegios. En secreto, le gustaría tener un Bulldog Francés como segundo perro.

Conducir con un perro: consejos para un perro-móvil

Seguramente habrás notado que, como dueño de un perro, tienes que adaptar muchos aspectos de tu vida cotidiana a tu compañero de cuatro patas. Esto también incluye el coche: al fin y al cabo, quieres poder moverte con tu perro en todo momento y, posiblemente, disfrutar de unas vacaciones. ¿En qué debes fijarte para tener el perro-móvil perfecto?

El coche adecuado

La base de tu perro-móvil idealmente equipado es disponer del coche adecuado. La compra debe estar bien pensada. Al fin y al cabo, un coche es un objeto que se utilizará durante un largo periodo de tiempo y, por tanto, debe ser cómodo para todos los pasajeros.

Espacio suficiente para el transporte

El espacio, en particular, puede desempeñar un papel importante en este sentido. Esto es especialmente cierto si tu perro pertenece a una de las muchas razas grandes. Tanto la anchura y la longitud como la altura del coche son importantes, siendo esta última especialmente relevante.

Con un amigo de cuatro patas más pequeño, tampoco hay que subestimar la importancia del espacio. Al fin y al cabo, él debe sentirse cómodo cuando viaja contigo y vivir esos viajes como algo positivo.

Sin embargo, la libertad de movimiento no debe ser demasiado amplia, ya que tiene consecuencias negativas para la seguridad. Independientemente del tamaño del perro, necesitarás un poco más de espacio si piensas transportar al amigo de cuatro patas en una caja o jaula. Por lo tanto, dependiendo del tipo de transporte, un carro pequeño no siempre es suficiente para un perro pequeño.

Modelos adecuados

Los diferentes tipos de coches pueden ofrecer mucho espacio para su perro. Entre ellas se encuentran:

  • Coches familiares o station wagons
  • Todoterrenos y SUV
  • Furgonetas

Debes decidir qué modelo es el que finalmente se ajusta a tus necesidades y a las de tu perro. Si tienes poca experiencia conduciendo con un perro como pasajero, puede ser una buena idea probar el coche con tu amigo de cuatro patas. Otra posibilidad es alquilar un modelo similar durante una semana y averiguar en varios viajes si tu perro se siente cómodo.

Otros criterios también desempeñan un papel importante a la hora de tomar esta decisión. Dependiendo del modelo, los coches más grandes pueden requerir un cierto desembolso económico. Debes poder permitírtelo y, considerando de tu situación individual, esto no siempre es tan fácil.

Una forma habitual de financiar esta compra es acceder a financiación. Para conseguir un préstamo barato para el coche, puedes utilizar los portales de comparación. Te ofrecerán las opciones adecuadas en función de tus posibilidades económicas individuales. Básicamente, hay cuatro tipos diferentes de financiación.

A menudo se pueden ahorrar cantidades de cuatro dígitos. Al considerar los costes de tu perro-móvil personal, debes tener en cuenta que la inversión puede resultar rentable para ti y tu perro a largo plazo.

vehículo, coche, transporte, exterior del vehículo, medio de transporte, puerta del vehículo, Canidae, fotografía, Grupo Deportivo, pieza del coche, caja del perro en el maletero, retriever de nova scotia en el maletero, llevar el perro en el coche Shutterstock / Dezy

Modo de transporte y aseguramiento

Una vez que hayas decidido cuál es el coche adecuado, el siguiente paso es considerar cómo quieres transportar y asegurar a tu amigo de cuatro patas. Dependiendo el país donde vivas, lo habitual es que la respectiva ley de tránsito regule la forma en que se deben transportar los animales de compañía en los vehículos motorizados. 

Si no aseguras a tu perro correctamente de acuerdo con la normativa y eres detenido por la policía, es posible que tengas que pagar una multa. Además, es conveniente tomar precauciones para evitar que tu perro se lesione en un accidente. Por estas razones, independientemente del sistema que utilices, debes asegurarte siempre de protegerlo adecuadamente.

Además, debes tener en cuenta si el perro es joven o viejo a la hora de tomar esta decisión. Los amigos de cuatro patas más jóvenes o los cachorros suelen ser más ágiles y un poco más salvajes, dependiendo de su carácter individual. En consecuencia, pueden necesitar una opción de transporte diferente a la de un perro de más edad, al que le resulta más fácil quedarse quieto y asimilar una situación como un viaje en coche, que puede haber experimentado muchas veces antes.

Para el transporte hay en principio diferentes variantes:

  • Transporte en el maletero con la ayuda de rejillas y redes de separación. 
  • Transporte en los asientos con la posibilidad de abrocharse el cinturón.
  • Transporte en jaulas o transportadores. 

Cada una de estas opciones tiene diferentes ventajas e inconvenientes. Cuál es la mejor también dependerá del tipo de perro que tengas. Por ejemplo, puede ser difícil o imposible transportar un perro grande en un transportador.

Transporte en el maletero

Las rejillas y redes para separar el maletero tienen la ventaja de que el perro puede disponer de mucho espacio. Sin embargo, en el mejor de los casos debes asegurarlo adicionalmente con un cinturón o transportarlo en una jaula, que también se afirma en el vehículo.

Para los perros grandes esta solución es ideal y a menudo incluso necesaria. La desventaja puede ser, entre otras cosas, que el perro está separado de ti durante el viaje y el contacto directo es algo más complicado que con otras opciones.

Opciones utilizando el cinturones de seguridad

Otra opción es un arnés especial para el coche que permite atar al perro como a un humano. Además, para este tipo de sujeción, puedes recurrir a arneses fabricados específicamente para perros que te permitan hacer lo mismo.

Para los perros pequeños, estas variantes son una opción buena y viable. La gran ventaja es que de esta forma el perro vive el viaje en coche contigo y no está separado de ti, como ocurre con una rejilla o red para el maletero. Así podrás demostrarle en tus viajes que es un miembro de pleno derecho de la familia.

Jaulas y transportadores

Otras formas de transportar a tu perro fuera del maletero son las jaulas y los transportadores de diversos tipos. Lo mejor es colocar una jaula en el espacio para los pies, aunque esta opción también es más adecuada para los amigos de cuatro patas más pequeños.

También puedes meter a tu perro en un bolso transportador o carrier especial, que colocas en el asiento trasero y aseguras. Una variante similar es el asiento para perros, en el que el amigo de cuatro patas también se sienta en una especie de bolsa y se asoma a la parte superior en lugar de tumbarse. También debes asegurarlo de la mejor manera posible.

El coche como lugar de bienestar para tu perro

Además de estos factores básicos del transporte, debes asegurarte de que el coche sea un lugar en el que tu perro se sienta cómodo. Varios factores son importantes para ello:

  • Debe estar cómo en el sitio.
  • Contenido con frazadas o elementos similares. 
  • Se acostumbrará al sitio donde viaja, al coche y a la situación de conducción.
  • Hay que atender constantemente al bienestar del amigo de cuatro patas.
Perro, vertebrado, Canidae, mamífero, raza de perro, bozal, carnívoro, beagle, perro de compañía, Grupo deportivo, Un perro beagle se sienta en el asiento trasero de un coche y va atado por el cuello, arnés para perros, opción de transporte no segura pero permitida para perros Shutterstock / Nina Buday

Sistema de transporte y confort personalizados

Ya le hemos dado una visión general de los posibles sistemas para transportar a tu perro. A la hora de elegir, ten en cuenta que cada animal es diferente y puede sentirse más cómodo con un sistema diferente al de otros perros de la misma raza.

Por lo tanto, puede tener sentido probar varias opciones y no comprometerse con una alternativa de transporte determinada desde el principio. Además, puedes hacer que tu amigo de cuatro patas esté cómodo en tu coche con una manta que ya conozca de tu casa, por ejemplo. 

Acostumbramiento gradual del can

También debes dar a tu perro la oportunidad de que se acostumbre poco a poco a la opción de transporte y a la situación de conducción. Para ello, puedes, por ejemplo, llevar primero un arnés adecuado fuera del coche o dejar que pase un rato en su salón en una jaula o transporte para el coche.

Al principio, también puedes transitar con él distancias cortas. De este modo, si no tiene experiencia, podrá acostumbrarse poco a poco a la nueva sensación de estar en un vehículo en movimiento antes de que se convierta en una rutina diaria y le lleves de vacaciones, por ejemplo.

Por último, siempre debes comprobar que tu perro se encuentra bien durante el viaje. De este modo, si no lo está, quizá puedas tomarte un pequeño descanso y tratar de encontrar el problema y resolverlo. 

Conclusión

En general, además de elegir un coche lo suficientemente espacioso, debes asegurarte de que la seguridad sea siempre tu primera prioridad. En el siguiente paso, puedes encontrar la opción de transporte más adecuada para tu perro y con la que se sienta más cómodo. Por último, debes intentar acostumbrar a tu perro conduciendo despacio y haciendo el proceso lo más cómodo posible para él.

Imagen de la pancarta: Shutterstock / Lungkit
Gracias por leer
Suscríbase a nuestro boletín informativo,
para estar siempre informado sobre las tendencias caninas.
No le enviaremos spam a su bandeja de entrada. No venderemos ni alquilaremos su dirección de correo electrónico.
Puede encontrar más información en nuestras normasde protección de datos