Perro, mamífero, vertebrado, raza de perro, Canidae, carnívoro, Rhodesian Ridgeback, Africanis, raza de perro sudafricano, gran perro marrón, lista de perros en Suiza
Salud del perro 12.10.2021

Ataxia en perros - causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento

Johann by Johann, Johann es padre de perro desde 2018 y fanático de los perros desde 1986.

Ataxia en perros

La ataxia espinal, o síndrome de bamboleo, es una enfermedad que afecta principalmente a los perros, además de a los caballos. El término deriva de la palabra inglesa "to wobble", que se traduce como "tambalearse" y describe la marcha no redondeada del animal afectado. La ataxia cerebelosa significa que los patrones de movimiento normales se han desordenado. La enfermedad se desencadena al dañar los nervios de la médula espinal o la columna cervical.

La enfermedad afecta a diversas razas de perros, pero se ha comprobado que las razas grandes son las más afectadas. Se ha comprobado que el doberman y el gran danésson los que más frecuentemente padecen el síndrome. También se ha descubierto que las razas grandes con cuellos largos, como los dálmatas y los Rhodesian Ridgebacks, son más susceptibles que la media. Además, se sabe que los perros machos enferman dos veces más que las hembras.

Determinar la ataxia en el perro

Para la ataxia puede haber causas muy diferentes. Muy a menudo se observan enfermedades congénitas, o malformaciones de la columna vertebral. La enfermedad discal crónica es una de las principales causas de la enfermedad, especialmente en los perros de edad avanzada. Como los discos intervertebrales del perro se degeneran con la edad y, por tanto, cambian de forma, es frecuente que se produzcan hematomas en la médula espinal. Las razas de cuello largo, en particular, sufren este problema, ya que su constitución física hace que los discos estén sometidos a un esfuerzo excesivo. La neoplasia o los abscesos también pueden causar el síndrome de Wobbler.

Síntomas y diagnóstico:

Se puede reconocer la enfermedad más claramente por una alteración grave del movimiento del animal. Por un lado, el perro muestra una marcha tambaleante y oscilante, comparable a los movimientos después de la anestesia. A menudo, el animal se pone de pie con las piernas abiertas y mantiene la cabeza muy baja, ya que levantar la cabeza se asocia a un fuerte dolor. Ponerse de pie también es muy difícil para el perro. Se observa un claro aumento de la longitud de la zancada en la zona delantera, especialmente con una marcha más rápida. La mayoría de las veces los síntomas aparecen de forma muy insidiosa, lo que dificulta el reconocimiento de la enfermedad. Sólo en un 15% de los casos los síntomas aparecen repentinamente.

Para el diagnóstico, el veterinario tiene varias opciones. En primer lugar, se realiza un examen neurológico, mediante el cual se consideran y evalúan las reacciones a diversas pruebas. A menudo resultan ser muy retrasados.

El instrumento obligatorio para un diagnóstico fiable es la radiografía. Cabe señalar aquí que una radiografía sólo es útil si el animal está colocado de forma óptima y se le administra un medio de contraste. En consecuencia, es inevitable una anestesia breve.

Si los hallazgos después de la radiografía siguen siendo inciertos, la TC o la TRM están disponibles como una opción más. Este último se considera el método más seguro de diagnóstico. Sin embargo, los elevados costes y la falta de disponibilidad de estos instrumentos son un factor disuasorio.

Terapia y prevención del síndrome de Wobbler en perros

Básicamente, el síndrome de Wobbler se puede tratar bien quirúrgicamente. Sin embargo, dado que toda intervención quirúrgica también está asociada a riesgos, tiene sentido sopesar si una terapia conservadora no es la mejor solución. Esto debe considerarse especialmente si el curso de la enfermedad no es grave y se mantiene estable, es decir, si no hay un empeoramiento del estado de salud. En este caso, el perro debe estar constantemente sedado. Los retozos salvajes, los largos paseos sin correa y la subida de escaleras deben ser cosa del pasado. Los analgésicos antiinflamatorios son una opción útil contra el dolor agudo.

Si se decide en consulta con el veterinario por una operación, es absolutamente necesario un diagnóstico exacto, ya que éste es decisivo para el tipo de operación. Hay dos métodos diferentes. La descompresión consiste en permitir que la médula espinal escape a la compresión. En la estabilización, el objetivo es restringir la movilidad de las vértebras. Esto puede hacerse mediante placas metálicas insertadas, o atornillando o cableando las apófisis articulares.

Es muy difícil tomar medidas preventivas para evitar la ataxia. Llevar una dieta equilibrada puede ser útil. Del mismo modo, se puede intentar que se eviten los juegos demasiado salvajes y los movimientos con muchos cambios de dirección (entrenamiento con muñecos, juego de pelota). Sin embargo, mucho depende de la raza o de la disposición hereditaria y, por tanto, no se puede influir en ella.

Causas de la ataxia en perros
Imagen de la pancarta: Shutterstock / Bianca Grueneberg
Gracias por leer
Suscríbase a nuestro boletín informativo,
para estar siempre informado sobre las tendencias caninas.
No le enviaremos spam a su bandeja de entrada. No venderemos ni alquilaremos su dirección de correo electrónico.
Puede encontrar más información en nuestras normasde protección de datos